Escuela Eulàlia Bota en el barrio de Sant Andreu, Barcelona

Año: 2008

Promoción: Pública

Obra: Nueva

Superficie: 2.998m2

Localización: Sant Andreu, Barcelona

Fotógrafo: Carles Ibarz

El edificio se ubica en el sector de las antiguos Cuarteles de San Andreu, la escuela es el primer equipamiento que se construye en el Plan de renovación.

Un único edificio, con una planta baja en forma de L, crece en altura hacia la calle Coronel Monasterio.

El punto donde se produce la transición de planta baja a planta primera, se convierte en la rótula del edificio, es el acceso peatonal principal a la escuela y delimita los patios de juegos de infantil y primaria.

En planta baja, en el extremo norte del solar, se sitúa todo el programa Infantil, se orientan todas sus aulas a sur; las condiciones y medidas del solar exigieron aulas alargadas  que, mediante un lucernario aportan luz al extremo norte de éstas. Las necesidades en dar iluminación desde la cubierta nos permitió proponer una sección que es a su vez base de unas placas solares térmicas integradas en cubierta, según las inclinaciones óptimas, así como abertura a norte de iluminación natural.

En planta baja, en la otra ala de la L, alineado con la calle urbanizada, alberga todos los servicios comunes del centro: administración, cocina, comedor, sala polivalente, biblioteca (con acceso independiente desde la calle), toda la planta tiene salida directa al patio de juegos.

En planta primera y segunda se desarrolla la parte de aulario de Primaria. Con el fin de evitar el sol de las orientaciones Este y Oeste y la excesiva proximidad de las ventanas hacia el patio de juegos y la calle, estas plantas superiores se configuran en peine. Las aulas dan a unos patios abiertos al exterior, buscando las orientaciones Sur y Norte de sus aberturas y dejando prácticamente opacas las otras fachadas. Se incrementa así, la superficie de piel exterior del edificio, permitiendo la iluminación  y ventilación cruzada natural de aulas, corredores y servicios.

La estructura del edificio, industrializada, de pilares metálicos y losas alveolares, se organiza a partir de tres ejes de pilares que generan dos grandes luces, permitiendo permeabilidad, flexibilidad y ligereza. La piel perimetral del edificio es de paneles de hormigón pintado con tonalidades que pretenden tener una relación con el entorno urbano; en cambio las fachadas interiores de los patios, se plantean como una piel ligera, continua y neutra, permeable, contenedora y protectora de les aberturas. Se trabaja, según orientación, la alternancia entre chapa opaca, chapa perforada y vacio.