Centro Cousteau en Sant Feliu de Guixols, Gerona.

Año: 2004

Promoción: Pública

Obra: Nueva

Superficie: 8.579 m2

Localización: Sant Feliu de Guixols

El edificio se dispone longitudinalmente a lo largo de un acantilado, liberando una amplia plaza soleada sobre el antiguo muelle del puerto, que se constituirá en un nuevo espacio de encuentro y relación, para el pueblo y los visitantes, entre el edificio y la línea del mar. Conceptualmente, podríamos describir el Espacio Cousteau como un territorio o una topografía construida, cubierta por una membrana o atmósfera artificial, es esta atmósfera junto con una base topográfica interior la que genera unas cavidades y penumbras, que recuerdan los paisajes submarinos.

El edificio aparece como un artificio de la propia naturaleza, siendo capaz de relacionarse suavemente con su entorno: el acantilado y el mar. Lo que en realidad se construye, no pretende expresar la geometría tradicional que contrapone la mano del hombre con su entorno natural, sino que propone la acción edificatoria como una transformación o bien un híbrido natural para ser habitado. El proyecto arquitectónico pretende ser la formalización de una forma de mirar y entender la naturaleza, positiva y a la vez contemporánea, que inspiró la acción y la búsqueda del Comandante Cousteau durante su vida.

Las formas aparentes, así como los materiales y sistemas empleados en el edificio, proponen un compromiso con el medio ambiente, tanto desde un punto de vista simbólico o evocador, como desde la vertiente más funcional y pragmática. Así, podemos entender el volumen del centro de visitantes como una transición entre el mar y la tierra, un punto de encuentro y de convivencia entre dos ecosistemas habitualmente contrapuestos por la civilización. Su textura translúcida, los reflejos del sol sobre su contorno ondulado a lo largo del acantilado, sugiere más la presencia de un elemento orgánico que un volumen edificado.