Escuela Castell d’Òdena

Año: 2009

Promoción: Pública

Obra: Ampliación

Superficie: 1.069m2

Localización: Òdena, Barcelona

Fotógrafo: Pich-Aguilera

El proyecto trata la ampliación de una escuela existente para ubicar nuevas aulas de infantil, y para ubicar un comedor y una cocina para estas aulas nuevas así como para toda la escuela existente. La dificultad principal recaía en la ubicación de la ampliación así como su relación con el edificio que alberga la escuela preexistente. Para afrontar este primer reto, se decide situar el edificio en el ala norte del solar, abrazando y enmarcando el edificio actual. Los espacios intermedios que provoca el nuevo edificio son patios que consiguen dotar de la luz natural necesaria a todos los usos, así como espacios de relación y trabajo.

El acceso principal divide el programa funcional en dos, dejando el programa de aulario principal en un lado y las aulas específicas y servicios en otro. El programa de aulario principal busca relacionarse visualmente con las pinedas internas y con los campos situados en el límite noreste, siendo uno de los objetivos del proyecto mantener la mayor superficie posible de pineda, y a la vez buscar la orientación sud, sud-oeste más adecuada para el patio infantil.   El concurso de proyecto y obra obligaba a un proyecto con sistemas industriales que garantizaran un buen funcionamiento de la escuela, unos plazos cortos y un coste bajo: la escuela se ha resuelto con un sistema de estructura ligera, sistema TECCON.

Fue necesaria la complicidad entre el proyecto, el sistema y la constructora para dar una solución que cumpliera con todas las necesidades que la escuela requería, así como con unos beneficios ambientales derivados de los sistemas y las soluciones constructivas empleadas.   Un volumen sencillo en forma de “L” solucionó unas aulas a sud, un pasillo a norte y un comedor y cocina con un espació-patio que linda con la antigua escuela. El volumen se trata con elementos ligeros de fachada que se prolongan a lo largo de una cubierta sutilmente inclinada. La continuidad constructiva y formal entre cubierta y fachada se concibe como reconocimiento de la especial importancia de la cubierta, en un edificio en el que la cercanía con la escuela preexistente nos lleva a una inevitable comparación de alturas edificadas. La luz natural y el color son tratados con especial interés en toda la escuela.