Escuela especial “Paideia” Barcelona

Año: 2015

Promoción: Pública

Obra: Nueva

Superficie: 2.300m2

Localización: Barcelona

Fotógrafo: Simón García

Certificación energética: B

SG1520_5277  SG1520_5261   SG1520_5279  SG1520_5026-2   SG1520_5132 SG1520_5234

BIOCLIMATIC DIAGRAM TO PROJECTS_PAIDEIA-01

OmbramentEmplaçament    Diagrames concepteUSOSC:UsersusuariDesktopplantes limpias DGA02-P1 (1)C:UsersusuariDesktopplantes limpias DGA06-PC (1)Bioclimatic Section_PaideiaSECCION CSECCION E

esq estructural_Paideia

 

 

 

La escuela “Paideia” es una escuela de educación especial para alumnos con discapacidades intelectuales ligeras y medias.

La escuela estaba situada, desde hace muchos años, en un antiguo edificio concebido con una función residencial. El personal docente había intentado adaptarse a su uso educativo en numerosas y sucesivas reformas a lo largo de los años.

La Fundación Paideia, formada por las madres y padres de los alumnos de la escuela y patronos que la apoyan, conjuntamente con la dirección y profesores de la escuela, tomó la decisión de buscar una alternativa a sus necesidades de formación; buscó la complicidad del Ayuntamiento de Barcelona y tuvo acceso a una cesión de suelo temporal que le permitió avanzar, buscar los recursos e iniciar un proceso de selección de los profesionales necesarios para poder hacer realidad el proyecto y la construcción de su nueva escuela.

Para poder tirar adelante, convocó un concurso curricular y de propuesta donde solicitaba, por un lado, experiencias en obras similares, por otro, soluciones integrales que le permitiesen llevar a cabo el edificio en complicidad y confianza con el equipo externo que lo desarrollase, y por último, exigía planteamientos que le garantizasen unos precios y unos plazos precisos de ejecución. El impulso y energía de todas las personas de la escuela hizo posible el proceso de coordinación, financiación y construcción del edificio.

La ubicación del nuevo edificio linda con un espacio verde público y un gran bloque de viviendas. El solar formaba parte de una antigua colonia industrial “Colonia Castells” que el crecimiento de la ciudad transformó en un nuevo gran espacio urbano público, con unas parcelas edificables alineadas a la calle.

Las condiciones del solar asignado para Paideia, principalmente su tamaño y perímetro edificable, obligó a proyectar la escuela en tres plantas.

Se propuso una volumetría que permitiese generar espacios exteriores en toda su altura, con un acceso directo en cada planta. Fue éste el criterio vertebrador del proyecto. Todos los espacios exteriores se intercomunican desde el exterior, el espacio de juego en planta baja comunica con un gran hueco exterior en planta primera -a doble altura y doble fachada-, que a su vez conecta con una gran terraza en planta cuarta y a su cubierta verde transitable; cada uno de estos espacios ha tomado su función en el plan docente de la escuela.

El gran hueco exterior de la planta primera establece una relación visual y real entre la calle y el espacio verde interior de la manzana. Los niños juegan en altura en contacto directo con la vida urbana.

La vegetación tiene una función principal, tanto en la cubierta, donde la escuela ha plantado un huerto, como en las grandes medianeras con las que el edificio linda.

Funcionalmente todas las aulas, despachos, tutorías, logopedias y salas flexibles se sitúan en fachada. Cada aula, cada espacio docente, está cuidadosamente pensado por cada uno de los profesores que trabajan en el centro.

El proyecto se concibió desde criterios bioclimáticos, principalmente la contribución de la inercia de los elementos constructivos de la envolvente, la protección solar de todas las aberturas, las ventilaciones naturales cruzadas con ventanas practicables y las decisiones constructivas que permiten una reducción de la demanda energética. El edificio está estudiado desde la simultaneidad y el control de sus necesidades activas de instalaciones, para, de este modo, conseguir minimizar la maquinaria y reducir el consumo.

Una de las exigencias principales de la propiedad era la de construir una escuela en un año escolar. Toda la construcción se planteó desde sistemas en seco, totalmente industrializados, con el mínimo de industriales por partidas de obra, la máxima eficiencia, calidad y supervisión de la ejecución.

El edificio podría desensamblarse, tal y como se ha ensamblado en obra, desmontarlo por piezas y construirlo nuevamente en otro asentamiento.