El proyecto se trataba de construir una ampliación para el Centro Cívico Joan Oliver, ubicado en Les Corts, en Barcelona. Se tenía que construir evitando alterar las actividades que tenían lugar en el espacio. De otro lado, se quería un equipamiento que visualizase la sensibilidad medioambiental. Todo esto, asegurando una garantía de rapidez, calidad y sostenibilidad.