Descripción del proyecto

Reforma oficinas Sedatex

La reforma se proyecta en una fábrica textil existente, ubicada en un área industrial a 20 kilómetros de Barcelona.

Se trata de una fábrica construida en el año 1974. Los clientes requerían combinar el uso productivo de estampación de tejidos con una zona de oficinas, que no se restringiese únicamente al servicio administrativo propio de su uso industrial, sino que pudiera albergar servicios que la empresa ofrece, ligados al diseño, a la acción comercial y a la recepción de los clientes y proveedores nacionales e internacionales.

La fábrica, con un sistema productivo que ofrece una entrega prácticamente inmediata, permite mostrar a los clientes los estampados diseñados y su producción al mismo tiempo. La opción de dar a conocer a los clientes sus procesos de fabricación y las posibilidades de estampación y colores permite decisiones conjuntas y una transparencia y flexibilidad, con un valor añadido en la capacidad de decisión conjunta.

Se trataba pues de acondicionar el solar, su acceso y reformar superficies existentes para ofrecer una atención al público y unos espacios más ligados al diseño que a la fabricación.

El proyecto consistió pues en la adecuación y reordenación de las zonas de oficinas, de los accesos y la ubicación de un aparcamiento para visitantes.

El área de oficinas se concentró en unas naves en donde se ubicaban los antiguos servicios administrativos de la fábrica, los almacenes y el antiguo comedor. La actuación no debía afectar al funcionamiento de la fábrica, ni permitía reubicar maquinaria existente pesada. Internamente se actuó sobre una superficie de 1.903,72m², con  una ampliación, en el interior del volumen existente, de 330,86m² más.

En el exterior se propuso la urbanización de los accesos hasta las oficinas y se creó una nueva área de aparcamiento exterior de 1820 m2 de superficie.

La actuación se desarrolla en dos naves existentes, una nave con un lugar de acogida, recepción y nuevos espacios para el personal creativo y otra nave que alberga los servicios administrativos necesarios de producción. La nave de recepción reubica a personas, con el valor añadido que les permite interaccionar cotidianamente con los procesos de fabricación. Proyecto y fabricación trabajan horizontalmente.

Una planta baja totalmente reformada alberga los espacios de acogida, recepción, espacio de espera, espacio expositivo y conexiones hacia otros espacios. Se plantea con un gran espacio a doble altura, recorrida por un paramento vegetado por un lado y una doble planta que alberga espacios públicos en su planta baja y espacio de trabajo del personal creativo en la primera. Un segundo altillo expositivo en una planta superior permite asomarse la nave de fabricación. Una escalera ligera recorre longitudinalmente el acceso a cada planta.

El contraste entre el espacio industrial general y el espacio de recepción y acogida permite una incorporación evolutiva hacia el servicio principal de la empresa.

El proyecto respeta los materiales existentes y únicamente habilita el espacio con acabados, mobiliario e iluminación que lo humanice. La estructura de soporte se conserva y se refuerza en aquellos elementos que ha sido necesario. Se agrandan las ventanas para permitir mayor iluminación natural.

Una pasarela une los espacios de creación de una de las naves con los espacios administrativos de producción de la otra nave.

Se conservan elementos de uso antiguamente industriales que el tiempo los ha hecho obsoletos.

El proyecto obligó a cambiar íntegramente la envolvente de cubierta de la primera nave, se conservaron las cerchas metálicas existentes y se cubrieron con una chapa grecada curvada de acero galvanizado. Superficies de la cubierta son opacas y otras permiten el paso de la luz.

Para el mejor comportamiento climático de todo el espacio se ha colocado un aislamiento con las máximas prestaciones, tanto en la nueva cubierta como en toda la envolvente vertical de las naves.

En la nave de las oficinas de administración se han redistribuido todos los espacios y se han convertido en espacios abiertos y espacios cerrados para reuniones. Las oficinas se han acondicionado con mobiliario existente de las antiguas oficinas de la empresa.

En cuanto a los espacios exteriores, se mantiene la fachada existente y se le da un nuevo color. Se crea una pérgola que identifica el acceso a las oficinas. Se urbaniza un recorrido de acceso con hormigón pulido y color. Unas franjas de color verde, blanco y gris, tanto en la fachada como en el pavimento, amenizan el recorrido desde el aparcamiento hasta la recepción.