Descripción del proyecto

Instituto de Investigación Sant Pau – 2018

Análisis propositivo de los aspectos bioclimáticos y medioambientales

Objetivo: conseguir las máximas prestaciones posibles con el mínimo coste ambiental, material y económico.

El nuevo Instituto de Investigación de Sant Pau es un edificio donde la investigación y la tecnología de la construcción se ha incorporado en todos los procesos de diseño arquitectónico y constructivo, para conseguir las máximas prestaciones posibles con el mínimo coste ambiental, material y económico.

LA ENVOLVENTE COMO ELEMENTO BIOCLIMÁTICO

La envolvente está optimizada para que la climatización solo deba compensar las cargas internas del edificio. Se componen de:
– Una piel ventilada cerámica policromada vidriada en su cara interior. Tienen una doble función: fachada ventilada y lamas de protección solar. Su disposición se estudia según orientación.
– Tras esta piel cerámica existe un muro cortina de paneles sandwich de chapa y lana de roca y una carpintería con un buen comportamiento térmico.
– Una cubierta aljibe con vegetación restituye el impacto de su construcción, evita la isla de calor, almacena agua de lluvia, genera un espacio de convivencia y protege térmicamente y acústicamente el edificio.
– Unos patios interiores son conductores de luz natural, permiten la ventilación cruzada

LOS RECURSOS ENERGÉTICOS Y DE USO

El edificio ha obtenido el máximo ahorro energético, con una certificación energética A, y el mínimo impacto ambiental y una certificación LEED ORO
– Los patios interiores canalizan el aire primario, son el paso registrable de las instalaciones
– Los climatizadores tienen un sistema de recuperación de calor y pueden funcionar a modo de freecooling.
– Un sistema centralizado de gestión de las instalaciones permite detectar el mal funcionamiento y tomar las acciones correctivas en caso de detectar desviaciones en los consumos y ahorros previstos.
– El edificio tiene en cubierta un campo de placas solares térmicas y fotovoltaicas.
– El edificio fue diseñado con estrategias de ecoeficiencia que permitirían globalmente un ahorro del 62% de consumo de energía (kwh) con respecto a un edificio de referencia de la misma tipología que cumpla con la normativa, reduciendo el ratio de consumo hasta 48.5 kwh/m2 año).
– También fue diseñado para que las emisiones de CO2 tuvieran un ahorro del 62% con respecto al edificio de referencia (31,5 kg co2/m2 año).

ECONOMÍA CIRCULAR, COMO RESPUESTA A LA SOSTENIBILIDAD

– Es un edificio desmontable. Integrado por componentes fabricados en taller y montados en obra. Esto permite controlar las cualidades, minimizar residuos y energías, aumentar la seguridad de la construcción y posibilita el desmontaje de los componentes.
– Es un edificio convertible. La flexibilidad en la adaptación de futuras modificaciones de uso es total. El hecho de garantizar que se pueda reformar íntegramente en el futuro amplía sustancialmente la vida útil del edificio.
– Reduce el impacto de materiales. Se ha eliminado todos los elementos que no han acreditado un valor añadido claro-